Nuestra historia, la historia de TPF y ASPOR que continuaremos escribiendo juntos.

Oct. 8, 2020 Tpf Consultora

Este año tenía marcadas muchas fechas… muchas fechas que quería compartir con las familias que vivimos y convivimos en esta empresa.

Hace unos 25 años nació una línea de negocio en una empresa inmobiliaria dedicada al sector residencial. Fue un proyecto que me propusieron y desde el primer momento decidí sacarlo adelante con mis antiguos socios. Tras unos años de crecimiento y con resultados realmente buenos tanto en lo económico como en lo profesional, decidimos que debíamos buscar un nombre más alineado con el mundo industrial y empresarial. Era nuestra fábrica de proyectos, eran nuestros proyectos industriales, nuestros proyectos de fábricas...  “The Project Factory”. Así nació la marca TPF, marca que empezamos a usar dentro del área de empresas de esta antigua inmobiliaria.

En el año 2004, decidimos que este departamento de empresas no debería ser solo una marca, sino que tenía que tener una razón social independiente. Me acuerdo perfectamente de aquel mes de mayo, cuando tres socios nos plantamos en el notario y creamos la razón social TPF FACTORY SL, con la intención de que tuviese su propia estructura y su propio desarrollo vinculado al mundo inmobiliario de las empresas, al inmobiliario industrial y logístico.

Durante ese año coincidió también que llegó un proyecto grande para la antigua inmobiliaria de la que provenía TPF, se trataba de hacer una implantación a nivel nacional de más de 200 tiendas inmobiliarias para dar servicio especialmente a las personas inmigrantes. En aquel momento teníamos que decidir, teníamos que apostar para concentrar recursos económicos y humanos porque con todo no podíamos. Unos apostaron por un proyecto y yo aposté por TPF…, ¡Menudo lío! Oficina nueva abierta en el Polígono de Ribarroja, Ester a mi lado, José Luis haciendo pinitos por allí…, ¡Que jóvenes! Finalmente, me posicioné y les transmití a mis socios que mi decisión final era seguir con el proyecto de TPF (como no podía ser de otra manera) y que les compraba las acciones…, esto fue en el año 2005, ¡hace ya 15 años!

Y así, pensando...¡15 años! Esto tenemos que celebrarlo a lo grande. No a lo grande, a lo enorme porque todas las familias se merecen un reconocimiento especial y un agradecimiento de la empresa por todos estos años poniendo en valor que lo que vale la empresa son ellos. Habrá que buscar una excusa.

Mientras tanto, y con la nueva Gerencia, el creativo mareando... los logotipos se merecen un restyling... ¡Pues ya está!

Fiesta para todas las familias, padres e hijos de los que componemos estas empresas, TPF y ASPOR (antiguo departamento técnico de TPF que también celebraba su cumpleaños). En total, pocos, unos 80... La fiesta sería donde íbamos a presentar los nuevos logotipos. ¿Qué día? En abril que es cuando se cumplen 15 años de la compra de las acciones a los socios.

Ester, Jesús y yo, nos pusimos manos a la obra con la organización del evento con varias premisas: que era una fiesta para las familias y que deberíamos mantenerlo en secreto sin que se enterase nadie hasta unos días antes de la fecha elegida. Con lo que no contábamos ninguno es con lo poco que nos iban a dejar poder compartir abrazos, el poder compartir alegrías, el poder compartir unos emotivos momentos…, entró en escena el maldito COVID.

Evidentemente decimos posponer la fiesta y presentación de los nuevos logos para el mes de septiembre pero, cuando llegó, vimos que no podíamos llevar hacia adelante como la habíamos planeado esta presentación de logos. Sin embargo, no debíamos aplazarlo más: cartelería realizada, papelería impresa, planning de este año impresos solo hasta el mes de marzo… Así que, aquí los tenéis. Estos son nuestros nuevos logotipos y su historia. A partir de aquí, queremos que nos ayudéis a seguir escribiendo la historia de TPF y Aspor a nuestro lado. 


Baldemar Asensio, director de TPF Consulting y ASPOR Engineering.